22 de noviembre de 2012

Puede que ahora esté más cerca que nunca...

Tal vez las cosas han cambiado demasiado... quizá ese chico que creí tan lejano ahora lo veo más cerca de mí. Al principio no creí ni una palabra de todo aquello que dijo; tan solo una noche de ebriedad, o tan solo un juego de niños. Tal vez importe más este cada día vivido y este presente cada vez más sólido que aquellas historias porque todo esto también se disfruta y además, puede que tampoco sea tan malo empezar una semana pues hay una oportunidad más para verlo, para que los días hagan de ellos algo distinto y es que, no dejo que el destino me domine; de eso solo me encargo yo.

3 de noviembre de 2012

Lágrimas de cristal


Relaciones partidas, destruidas, asoladas. Mientras unas se van formando y van haciendo algo muy grande otras se rompen. Principios platónicos y finales desinteresados. Amor que se va con un manto de rotos e indiferencia que aparece  tras la superación. Caminando desde el principio en un suelo inestable, un suelo lleno de cristales y de clavos que van directamente al corazón. Ven la cara del desengaño, del olvido, de la traición y de la tristeza. Primeras lágrimas que sólo conoce la almohada, conciencias intranquilas a causa de ese desamor por esperar que todo volviera a funcionar por las ilusiones y los momentos que nunca podrás borrar, por risas y miradas que jamás en nadie encontrarás. Teniendo guardado dentro lo que nadie sabrá, mostrando una cara alegre, dejando la tristeza y la pena oculta en lo más recóndito del ser. Sustituyen el primer desengaño por la resignación, la rabia, los llantos y el arrepentimiento de ese orgullo que apareció cuando menos lo querías. Pérdidas de la razón por palabras rotas que se quedan clavadas como puñales, miedo a no poder soltar lo que hay dentro, tan solo esperando a hacerse fuerte para que no duela, queriendo arrastrar palabras hasta los labios y expulsándolas en lágrimas de cristal junto a la almohada que va absorbiendo cada cristal hasta dormir. Somos ilusiones sentimientos y emociones.

No hay hueco para mí


Jamás podré expresarle a nadie lo que llevo dentro, nadie lo entenderá... ni siquiera tú. No sabes lo que me jode sentir esto. No soy yo, no puedo hacer nada. No creo que vuelvas a echarme de menos ni siquiera creo que ya lo hagas, no me necesitas para nada, no te acercas a mí, no me buscas, no quieres nada conmigo; nada de mí. Dame que pensar... hoy es uno de esos días. Nada es igual si no quieres. No quiero más que un abrazo.

Un poco más de mi...