28 de agosto de 2012

Porque una estrella fugaz también puede ser inolvidable


Hay personas que pasan por tu vida y no las esperas, no esperas que sean ese motivo por el que sonreír en determinadas situaciones, que sean ellas las que…

Con los días sientes que tiene algo, algo que sabes que se hará muy grande, que con apenas unos días ya tienes ese presentimiento de que es de los que están ahí y es que hablo de esa amistad que cuando está a tu lado dices, que no se vaya nunca, que se quede aquí pero que cuando llega el momento de marcharse te dices, es que falta mucho para que vuelva; desde ese momento en que se da la vuelta para irse ya estás deseando que vuelva, ya empezabas a contar los días que faltaban para que estuviera ahí de nuevo; días que se hacen meses y recuerdas esos momentos con una sonrisa en la cara, ese gesto que es imposible que no te saque; esa fecha… por lo que ha tocado vivir juntos, por los momentos que compartir, por las risas, por el cariño que aparece de la nada, por los consejos, por los ánimos constantes, por las sorpresas, por las frases irrepetibles, porque te sorprende en cada parada, en cada cosa que vas aprendiendo,  que te va enseñando, que va marcando, tallando; tantas y tantas cosas que quedan en el recuerdo, en una estrella fugaz que la viste llegar desde muy lejos, desde la distancia, una estrella fugaz que brilla cada vez que la piensas, que da luz y va iluminando ese camino que queda por disfrutar, por luchar por aprender, porque en cada parada lo echarás de menos, cada vez que mires sus fotos, que leas sus frases, que escuches sus palabras, su música, las canciones de ambos, porque está ahí, porque no hay lluvia y salió el sol, por el color verde de esa botella de cristal, por los juegos, por las victorias, por todo aquello que nos unió, porque forma parte de un cachito del corazón, porque es inolvidable.

18 de agosto de 2012

Esa no es su parada

Hacía tiempo que no escribía con este color; había dejado de lado este tono que tanto me gusta. Quizás el color que le doy a mis entradas también significa algo y es que me siento bien en este momento. Empiezo a estar preparada para todo esto que puede venir ahora. Miro en el tiempo, bueno, unos meses atrás y las cosas han cambiado radicalmente y digo radicalmente porque nada es como antes, ni si quiera la forma en que la colilla llegó a consumirse en ciertos momentos. Después de todo, por mucho insistir es como volver a empezar, de cero, desde ese preciso instante en que se te ocurre volver a intentarlo, retornar a lo que hacías, solo que hasta ese momento,   solo volvía a empezar para detenerme, sabiendo que lo haría en unos cuantos pasos más adelante, que cada paso que daba solo servía para mejorar un poco en eso que antes falló y que en unos meses comprendería que seguir caminando era lo mejor pues lo necesitaría para empezar con un poco de fuerza, para reanudar la marcha aunque fuera un poquito; lo percibía así. Y es que ahí están quienes confían en mí porque sé que llegarán conmigo hasta el final, porque sin quererlo, ponen su granito de arena, están ahí de forma incondicional sin saber que cada gesto que pueden tener hacia mí me hace feliz porque se empeñan en hacerlo y bueno, por otro lado están los que solo ven pasar todo, más bien un poco de lejos; subidos en la acera y esperando a que les cuenten algo que quizás no les interesa para nada, esa no es su parada. 

13 de agosto de 2012

Dejando atrás y marcando nuevas etapas.


Se marca un tiempo de cambios porque es así y quiero que siga siendo así. Es que ya, si a ti te da igual a mí, con más trabajo también me da igual y esto no quiere decir que vaya a pasar de todo, es solo que las cosas cambian y es que además, ahora quiero recordar cosas y las voy a ir escribiendo porque no me importa lo que ahora creas pues yo se que dejo atrás todos esos recuerdos que duelen y vivo del presente. Estoy cansada de enamorar, ahora quiero enamorarme yo y no me importa toda esa parte de la que tú ahora crees que formo; no, ya no es así, esta vez no soy la equivocada, no me he confundido y estoy patinando sobre la tristeza, lloré demasiado por una esperanza vacía. En este momento sé con hechos que hasta en la más perdida oscuridad se pone el sol, porque para que haya penumbra tuvo que haber luz y así, de esta forma también volverá a brillar el sol porque siempre existe un camino que se va iluminando con cada paso. Yo estoy llegando a esta cima y veo como los demás se hacen pequeños bajo mis pies, quiero decir que muchos de los problemas que creí importantes ya no lo son, quizás cuestiones a las que les di más importancia de la que se merecían tener. Ahora me siento bien me gusta como sabe todo esto que estoy viviendo y voy a seguir con todo, siempre hacia delante porque no pienso detenerme ni un segundo más en todo eso que hizo que dejara mi orgullo y mi autoestima por el suelo a cambio de nada; es aquí y ahora cuando todo está cambiando de verdad pues como dicen, las cosas solo suceden una vez; y es una vez cuando sucedieron pues ahora dejo paso para que pasen otras nuevas, quién sabe, quizás con muchas más sorpresas, muy distintas pero con sorpresas pues vivo de mí y de todo lo que yo quiero hacer.

12 de agosto de 2012

Un candado que se quedó cerrado, guardado en su caja sin abrir. Una única pulsera en la muñeca que quedó grabada y que con el tiempo se fue ocultando. Unos regalos de cumpleaños, unos cuantos objetos de valor personal, unos papeles que recuerdan todo poco a poco y miles de fotos en miles de momentos distintos. Que un abrazo es único en el momento en que lo das y que envuelve algo de lo más profundo de forma que queda en la piel y deja una esencia característica y exclusiva; un perfume muy peculiar. Y es cuando se pasa el tiempo y lo recuerdas todo cuando salen esos pequeños gestos en la cara; sonrisas que con el tiempo van llenando huecos vacíos aunque ese alguien especial pueda estar lejos de ti. Ya es tarde para borrar algo; ha dejado huella y su marca es inconfundible.

3 de agosto de 2012

Ha sido importante, algo hizo que eso se accionara.

Es cuando empiezas a aprender que las cosas que se quedaron atrás sin hacer no se harán nunca porque las cosas cambian y duele el recuerdo de esas ilusiones que tuviste mientras pensabas que las harías. A veces sí que es demasiado tarde.


Un poco más de mi...