17 de junio de 2012

Tú puedes con todo.

¿Podrías intentar actuar como que te da igual y conseguirlo? ¿Para qué intentar recuperar algo que no volverá? Te sientes cansada de intentar que las cosas vayan bien, de que todo vuelva a su cauce, pero no consigues nada. No sabes cómo lo harás, como dejarás de pensar en eso, decirte que hay una esperanza pero no tienes respuesta; y la esperas, pero no llega. Sabes que has luchado, que te dejaste el orgullo por el suelo, que te arrastraste intentándolo una y otra vez ¿Para qué? Déjalo ya, hay cosas que no volverán. El afecto y el cariño que buscas se han marchado a otras personas, debes dejar de dar y no recibir... inténtalo, deja de preguntarte qué no diste, quizás diste lo mejor de ti y no lo quiso aunque sabías ante todo que  merecía recibir esa parte de ti, esas muestra de claridad que tenías con esa persona, pero es que por fin llegaste a darte cuenta de que al final, estabas agotada, no te rendiste, solo dejaste de luchar por algo inútil. Eres tú quién se hace las heridas, deja de preguntarte por qué. Tú puedes con todo, no olvides esa frase, alguien te la dijo y sabía lo que decía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un poco más de mi...