26 de abril de 2012

No quedaba más que la sonrisa de la llegada y el abrazo de la despedida. Lo demás es solo pasar minutos. Quema ese día en que los abrazos van desapareciendo. Intentas dormir con la parte buena y la mala. No puedes cerrar esos ojos cansados y sin esperanza de todo lo que importa y puede haberse ido a la mierda. Que en un ¡clac! Estés diciendo hola y adiós por mucho tiempo. Que el hasta luego ya no exista y que del te quiero siempre en mi vida, se borre la parte de "en mi vida".. Te quiero siempre. Porque no se irán mis sentimientos de lo que creía diferente y para siempre. No dejas de pasar por mi mente, ahora claro, con expectativas deprimentes que no dejan que llegue ninguna esperanza. No quiero perderla... Sí, tienes mis lágrimas. 
Me levanto con el estómago revuelto, directamente a la ducha, sabiendo que el día volverá a ser difícil  y por consiguiente todos los días en que no querrás formar parte de ello. No sé como continuarán los siguientes días pero ya me debilita el pensar que no estarás, que debo hacer el cuerpo a ello y que el único "importa" que exista, se esconda en tu ser. Noches largas y conversaciones cada vez más ciegas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un poco más de mi...