12 de marzo de 2012

¿Quién dice que no es un posible comienzo?



#Vamos a pasar el día hablando de nuestros sueños…de cómo queremos que sea todo, no dejes de bailar. Llora de felicidad...todo esto es de verdad! Escucha lo que quieres escuchar de ti, no hagas caso de lo demás y vente conmigo, no le pongas nombre a lo que somos y olvida la conciencia! Hagamos cosas!# Me hice muy pronto ilusiones de que todo volvería a estar bien.., y ahora puedo saber que es querer y no tener, ganar y perder, sentir y desvanecer ...todo roto, desecho, hecho humo. El recorrido ha sido corto y necesito centrarme en algo que no me duela... que no me haga pensar en ti, que el corazón no se me descargue cada vez que dejan de cruzarse nuestras miradas...un susurro en la lejanía...un suspiro frente a mí. Cuántas veces hemos deseado borrar un día…un instante, borrarlo todo y vaciar la memoria de todo por lo que hemos luchado y que sólo se haya quedado hecho pedazos, volver a ser niños y recuperar todo lo que se va. Nunca pensé que dolería así o tal vez…no quería pensarlo. Joder! A veces no esperamos el tiempo porque da igual avanzar o retroceder, solo renuncias al tiempo y al final, te marchas con lágrimas en los ojos, tal vez por la impotencia de no saber qué hacer o la  de que nada de resultado. Demasiado nada… borra todo lo que puede hacer que me destroce… guarda todo lo que queda en un cajón que no vuelvas a abrir, de golpe! Pasa a toda prisa! Qué, ¿Ya está? ¿Queda algo? Siempre he buscado soluciones a cosas que no las tenían. Realmente, no quiero borrar la memoria, el "comenzar de nuevo" implica que queden eliminadas las sensaciones bonitas...el calor del primer beso, la sensación de estar contigo, quedarían atrás los amigos que iban a ser eternos, los abrazos más cálidos, esa sonrisa tan esperanzadora. Hay partes, pedazos de uno mismo que no saben lo que le espera.





No hay comentarios:

Publicar un comentario