7 de febrero de 2012


Parece que el viento se burla de cuantos intentan conciliar el sueño en noches tan frías y largas como las de este invierno, que enfrían los  huesos y debilitan el alma al escuchar la infinidad de sonidos que se producen cuando la corriente golpea en puertas y ventanas; colándose entre ellas como si quisiera atacar por sorpresa a cuantos nos escondemos tras el edredón en esta lucha contra el impasible invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario