20 de enero de 2012

Son más fuertes que los golpes!

Palabras que se quedan clavadas en la memoria o en el corazón como si fuesen cuchillos que no encuentran el momento en que salir del pecho, no sabes cómo arrancarlos para que no te hagan más daño, como si no tuviese fin. ¿Cómo vas a regenerar esa parte de ti si está presente en todo momento y no puedes deshacerte de eso? Palabras que aparecen en el momento inoportuno y destrozan, te destruyen la autoestima, la seguridad que tienes puesta en ti misma, guardan el eco del sentimiento porque la herida va creciendo y tarde o temprano, esas palabras, te queman por dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un poco más de mi...