19 de diciembre de 2011

Mi realidad..es diferente a la tuya

Parece que nunca he dejado de quererlo, es la razón por la que he tropezado una y otra vez, creyéndome una mentira tras otra, mi propia mentira, y realmente, él, nunca me hizo daño; fui yo quién se excusó. Porque todo, desde el principio fue una tontería. Te vas distanciando sin saber por qué, sin que haya ocurrido nada explicito que demuestre algo, que te diga el por qué a esa farsa y tal vez, lo único que se necesitaba era tiempo, tiempo para aclarar ideas y dejar claros los sentimientos y claro, después de todo, que haya una amistad magnífica es todo lo que necesitas, porque aprendes a vivir sin esa parte de él que al fin y al cabo, solo hacía daño y que, ciertamente, desde el principio solo quería su amistad.   
                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un poco más de mi...