13 de octubre de 2011

                         
...-Piensas que las cosas las puedes hacer de la mejor manera y que no importa el daño que te hagas tú si los demás van a estar contentos. Luego buscas la razón y aprendes a levantarte pues muchos de nuestros sueños se van en botellas al mar, algunas las encuentran y las destapan personas que te ayudan a cumplir algo que tal vez pienses que se ha esfumado, personas que necesitabas que lo hicieran sin tú darte cuenta, pero otros se quedan ahí, en una botella. Es frustrante que desaparezca todo por lo que has luchado, el rencor también cierra puertas y tienes miedo a decir cosas para no hacer daño, pero sin embargo, te hacen daño a ti y sigues igual. No quieres arruinar nada por lo que seguirás por tu camino para no molestar a nadie, sin revelar lo que realmente quieres: si no disfrutas del viaje, para qué vas a llegar a la meta? Y.. por qué cuando queremos llorar nos escondemos? Realmente, los valientes son los que lloran. Al final llega un momento en que la cabeza se satura y no existe nada más, que todo eso que tenemos guardado dentro, estalla, a veces con personas que no quieres o..incluso que no tienen que ver, entonces se cae todo; desaparece algo importante que nos hace tratar o decir cosas que no debemos, hay que hacerlos buenos ratos, los malos vienen solos ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un poco más de mi...