24 de septiembre de 2011

Maldita Modestia!

Me siento tan estúpida, tan ilusa, tan utilizada, tan gilipollas! Sorprenderme de personas que jamás pensé que lo habría hecho. De algo a lo  que se han contradecido siempre  y yo creerlo. Si no le hubiera visto las orejas al lobo, que se quede esa estúpida cara de boba. No ser valiente y no dar la cara, no responder, no tener hechos. No dejar las putas preocupaciones un segundo y no saber, preguntar y preguntar, intentar animar; a una misma, no obtener resultados. ¿Preocupaciones? ¿Quién las quiere? Quién quiere querer joder! Y quería querer querencia, solo es un absurdo. Valor y valorar? Un mundo. Preguntas? Qué es eso? Quién no las hace no tiene respuesta claro, entonces, esa maldita respuesta va a ser no. Actuar como si nada; Ok! Eso está hecho, tan hecho como todo el tiempo atrás. El pasado es pasado, no hay ahora, solo después! El antes se esfuma y solo hay que recordar momentos de dulzura! Quiero creer una sola razón  y no tener nada. Dogmática? Seguro! Cuantas zorras y cuantos abrigos se pueden hacer joder! Todo se esfuma y no queda nada; absolutamente nada! No necesita explicación, voy a hacerlo bien.
                                               Escribir por escribir.



Un poco más de mi...