28 de junio de 2011

Me entró la melancolía…

No estoy segura si temo a su presencia o a su ausencia. Solo quiero olvidar la realidad, tal vez esto no sale como quiero. Echo de menos todo. No quiero nada, absolutamente nada. La gente habla sin saber, y preguntan como si le importase, ni siquiera se de mi, podría tirarme tardes hablando de mis gustos necios. Que vida tan perra, a veces todo y otras veces nada, mi vida es pura indecisión y todo pasa últimamente, cuando tenga que besar tu suelo, lo haré y también, tirar la toalla por cosas que no me demuestran lo mismo que demuestro yo. Ahora voy a dejar de pensar; actuar y quitar el freno. Perdí el zapato escapando de un cuento, me desquicia la manera en la que pasa todo. Vivo de ilusiones y soy puro conformismo, estoy cansada de las típicas canciones que hablan de amor, quiero tener el placer de hacer siempre lo incorrecto porque a veces es tarde para  pedir disculpas, dejé de abrir muchas puertas por el miedo a arriesgar y se que hay cosas que puedes intentar olvidar pero no puedes borrar; todo se consume. ¿Sensible a cosas que me digan? Menos mal que con los rifles no se matan las palabras, aunque algunas palabras maten. Es mejor superar los miedos ahora a estar toda la vida con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un poco más de mi...